Creencias que bloquean tu búsqueda de empleo

Creencias que bloquean tu búsqueda de empleo

Al buscar trabajo, antes de saber cuál es el mejor modelo de C.V. o de saber cuántas veces se puede pestañear en una entrevista de trabajo, es importante que comencemos teniendo unos cimientos anímicos y psicológicos sanos y sólidos. Es decir, debemos de estar en condiciones de ofrecer lo mejor de nosotros mísmos a un posible empleador. Para ello, debemos de empezar antes de nada, eliminando una serie de creencias que todos identificamos; bien por haberlas tenido; o bien, por haberlas visto en otros. Estas creencias son negativas y limitantes y debemos hacer un esfuerzo de racionalización y eliminación, ya que si las mantenemos, ni siquiera merece la pena el esfuerzo de buscar empleo

Como afirma Matti Hemi en su excelente libro “Hacia un nuevo paradigma”, las creencias son los sistemas de ver la vida más jóvenes que desarrollamos en nuestra experiencia vital y pueden ser negativas o positivas. En el caso de que sean negativas, podemos rastrear con perspectiva en que juicios se sustentan estas ideas y encontrar evidencias que las contradigan. Siendo objetivos con nosotros mismos seremos capaces de eliminar muchas creencias negativas que nos restan productividad y concentración en nuestro objetivo final que es encontrar empleo.

En este post, me quiero centrar en ese perfecto entramado de creencias que los desempleados (cuando lo era) hemos creado de una forma inconsciente y lógica para limitar nuestra búsqueda de empleo, y de paso nuestro día a día y el de las personas que nos rodean. Muchas veces estas creencias pueden servir para eludir la responsabilidad por no encontrar empleo o para eludir otras necesidades secundarias como formarse durante el paro, o analizar nuestros propios errores. Lo más importante, es asumir que podemos eliminarlas con un poco de esfuerzo personal.

Cada día tengo la oportunidad de hablar con algunos desempleados y veo que hay creencias que están tan arraigadas en nuestro imaginario colectivo que han llegado a transferirse también a los sistemas de creencias de los departamentos de recursos humanos. Con lo cual, se ha originado una tormenta perfecta que ha añadido a más perfiles profesionales a la exclusión del mercado laboral. Mi pregunta es la siguiente: ¿Nos creemos de verdad nuestras excusas? Yo os adelanto que no. A continuación os adelanto las creencias limitantes que nos paralizan a la hora de buscar empleo y que se pueden desmontar poco a poco:

Soy demasiado mayor

Soy demasiado joven

Me falta formación

Estoy sobrecualificado.

Hay mucha precariedad y bajos salarios. Prefiero cobrar la prestación.

Ahí sólo se entra con “enchufe”

No se me da bien la tecnología

No se me dan bien los idiomas

Hay muchos candidatos inscritos en esa oferta

Hay cinco millones de parados. Yo no voy a encontrar empleo

Llevo mucho tiempo fuera del mercado. No voy a volver a poder entrar

Con mi físico no voy a encontrar empleo

No tengo perfil  comercial/ Me falta dinamismo

Ese puesto no coincide 100% con mi perfil

No me voy a poner a estudiar ahora…

Yo ya fui a la universidad y no necesito más formación

No pude formarme porque tuve hijos pronto y ahora es demasiado tarde y no merece la pena el esfuerzo

Y muchas mas…

Como veis son solo unas pocas creencias que he escuchado que me vienen a la cabeza, pero es muy posible que muchos os hayáis sentido identificados o conozcáis a personas que las utilicen todavía. Algunos incluso seguiréis pensando que son creencias sólidas y con argumentos. Os puedo asegurar que se puede luchar contra cada una de estas creencias con argumentos reales y racionales. Existen argumentos para defenderlas en parte por supuesto, pero también muchos argumentos para denostarlas y rechazarlas. Tenemos que asumir que un gran porcentaje de lo que nos pasa a nivel laboral es responsabilidad nuestra. Por supuesto todos conocemos casos de mala suerte, pero es importante que establezcamos una idea de que nosotros y sólo nosotros tenemos la posibilidad de salir del paro.

Como afirma Matti Hemmi, en su libro “Hacia un nuevo paradigma,”las personas proyectamos nuestras emociones en nuestras relaciones”. Y por supuesto -añado- en nuestro proceso de búsqueda de empleo. Luchemos por tener un campo limpio de rastrojos y malas hierbas antes de empezar a sembrar. Dedicad el tiempo que sea necesario a eliminar creencias limitantes antes de empezar a buscar empleo.

 Únete a Silvertalent y crece con nosotros!

Acceso Candidatos   

Si eres mayor de cuarenta y cinco años y estás actualmente buscando empleo, puedes darte de alta como candidato en sólo tres minutos y con tu propio CV haciendo click en el siguiente acceso:

Acceso Empresas

Si quieres publicar puestos de trabajo para profesionales senior completamente gratis, puedes hacerlo a través del siguiente acceso: