Si no sabes que alcohol y desempleo no combinan, estás perdid@

Sé que es una realidad incómoda. Sé que todavía no crees que sea un problema, pero ahí está.

Muchos nuevos desemplead@s tienen que asimilar una serie de cambios de hábitos en sus vidas durante el inicio de desempleo. Acciones como adaptar la economía a un entorno incierto que no sabe cuánto va a durar o ver la mejor forma de dedicar el tiempo son tareas nada fáciles que pueden camuflar o hacer bajar la guardia sobre nuevos hábitos tóxicos que nos pueden dañar profundamente. Me estoy refiriendo al alcoholismo durante el desempleo que puede generarse, alargarse o convertirse en crónico.

No hace falta ser Nicolas Cage en “Living Las Vegas” para que existan problemas con la bebida fáciles de detectar. La cerveza sin alcohol que acostumbras a beber todos los días tiene alcohol y aunque sea poquito, lo necesitas para estar ok. Aprovechar cualquier reunión con amiguetes entre semana para tomarte unas cuantas y ponerte tifo, también es un problema aunque no lo quieras ver. Lo peor de todo es que es un problema para ti y un problema enorme para la gente que vive contigo y que depende de ti.

Cuando inicias el desempleo te sientes el amo del mundo y piensas que no va a durar mucho. Todo el mundo te habla, te comenta que te puede ayudar y tu partes de la base de que con el finiquito y la prestación tienes unas vacaciones pagadas y que esto está hecho. Pasan los meses y las cosas no acaban de encarrilarse. Engordas, haces menos ejercicio y te vas hinchando poco a poco. Te vas permitiendo tu cervecita diaria para comer y tus vinitos. No te lo creerás, pero estás más cerca de ser un destrozafamilias, un automarginado que no ha sabido retirarse a tiempo. Estás más cerca de reunirte con otros marginados como tu en el bar de la esquina a echar la culpa al mundo de tus problemas a Zapatero o a Rajoy; a utilizar el argumento de que nadie quiere a los mayores de cuarenta y cinco años y que, además, son todos unos mierdas excepto tú.

Si no sabes asimilar que durante el tiempo que estés en paro, necesitas la mente muy clara y despejada, lo llevas claro. Si no sabes asimilar que durante el desempleo debes de estar a base de agua, café y zumo de lunes a viernes, estás jodido y lo peor de todo es que también estás jodiendo a tus hij@s, cónyuge, amigos y gente que quiere echarte una mano.

toalla

Sé perfectamente el papel ceremonial que tiene el alcohol en nuestra cultura. Sé que se fomenta su consumo hasta la saciedad, pero todo tiene su momento, amigo mío, y probablemente te estés equivocando con el tuyo. Al consumo de alcohol hay que darle un enfoque de lo extraordinario, de lo eventual. Nunca hay que caer en el error de repetirse a uno mismo: “Me lo merezco”.

Aprende a pedir ayuda. Abandona ese orgullo paleto de hombría y admite que estar en paro es una putada, pero que tu puedes salir de ello. Déjate ayudar y no seas soberbio. Hay mucha gente que podrá y quiere ayudarte. Apóyate en tus redes sociales físicas y virtuales. No pierdas el tiempo con auto compasión y lucha hasta la victoria cada día. No tires tan pronto la toalla y saca lo mejor de ti. No seas mamón.

Si este artículo te ayudó y quieres que spainforemployment.com siga creciendo, SUSCRÍBETE, haz click en “Me gusta” y compártelo . ¡Gracias!

Commentarios (1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

LinkedIn Auto Publish Powered By : XYZScripts.com

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Política de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar